Cómo lucir de maravilla a los 30 años


1 Ya sabes lo que te sienta bien.
Ya tienes 30 años. Has pasado muchos años experimentando. Lo más seguro es que ya tengas un estilo más o menos definido. Ya eres consciente de tus formas, de tus posibilidades y sabes qué prendas te quedan bien o cuáles no pueden asomar por tu armario.
Tu poder adquisitivo probablemente haya aumentado, por lo que debes cuidar más lo que adquieres. Ten cuidado con las telas y busca que sean de buena calidad. No hace falta que sean las más caras, pero vigila al menos que no den mala impresión al verlas. Un buen tejido te sienta mucho mejor aunque no tengas un cuerpo diez.
Opta por comprar prendas básicas en tiendas más asequibles y artículos más selectos en firmas exclusivas. Es momento de combinar para lograr la perfecta unión entre lo sofisticado y lo 'chic'.
Algunos iconos de esta edad son Gisele Bundchen, Sienna Miller, Nicole Richie, Britney Spears o Paris Hilton.

2 La americana, un imprescindible.
Haz un hueco en tu armario para esta prenda. Podrás utilizarla con todo lo que te imagines y crear diferentes estilismos. Si aún no las tienes hazte con una negra, otra azul marino y una tercera en color beige.
Para un día de trabajo puedes combinarla con unos pantalones de vestir de corte recto y una blusa de cuello ejecutivo. Acompaña el atuendo con un pañuelo al cuello y un cinturón elegante. Ponte también unos zapatos de tacón.
Para el diario unos vaqueros y una camiseta de algodón quedarán perfectos con tu americana. Puedes ponerte unas zapatillas de lona o unas manoletinas para estar muy cómoda.
Por la noche combina tu ‘blazer’ con una falda de licra y detalles de cuero y una top lencero. No olvides tu cartera de mano.

3 Evita los toques muy infantiles.
Todavía eres joven y puedes permitirte muchas licencias, pero llevar toques demasiado infantiles no es una de ellas. Así, evita ponerte camisetas con mensajes o dibujos muy llamativos. Estas son prendas propias de la adolescencia y sirven para buscar la identidad y llamar la atención. A ti ya no te hace falta nada de eso.
En cuanto a los pantalones, no puede faltarte un vaquero. Evita sin embargo los que son descoloridos o desteñidos, desgarrados o demasiado rotos. En los complementos, olvídate de los que son muy coloridos o llevan elementos de plástico.
No tienes por qué olvidarte de los colores vivos pero ten en cuenta que a los treinta los tonos se vuelven un poco más sobrios. El negro es bienvenido. También el azul cobalto, el color berenjena, el mostaza, el vino y el verde inglés.

4 Invierte en zapatos y bolsos de calidad.
Es momento de invertir en bolsos y zapatos que cuesten un poco más. Merece la pena la inversión, te durarán toda la vida. Además, son prendas que no siguen tanto las tendencias y se vuelven atemporales.
Hay muchas firmas que puedes escoger según tus gustos y tu capacidad económica. Pero recuerda que más vale tener un par de bolsos buenos que cinco de mala calidad. Si compras un bolso maleta de piel marrón y una pequeña cartera de mano con pedrería en color negro podrás salir airada de cualquier situación.
Asimismo ten en cuenta que un mal zapato que te haga daño puede crearte consecuencias negativas para tus pies. Unas botas altas, unas manoletinas y un zapato masculino tipo Oxford son básicos. Para las noches más glamurosas no descartes el zapato de tacón.

5 Cuida tu piel.
A partir de los 30 es importante que comiences a cuidar tu piel con productos específicos. Todas las marcas de cosméticos tienen una línea específica para jóvenes y primeras líneas de expresión. Es bueno que consigas una buena crema hidratante con factor de protección solar así como un contorno de ojos para aplicar por la noche.
El maquillaje, aunque es mejor que siga siendo natural, puede notarse algo más. Marca tu línea de pestañas con un lápiz negro e incorpora tonos marrones y cobrizos. Para la noche puedes optar por hacer un ahumado con sombras negras y grises. No salgas de casa sin máscara de pestañas. Procura marcar las mejillas con un color terroso y los labios en un marrón suave.
Para el pelo decántate por unas mechas naturales que apenas se noten y algún corte a media melena. También puedes seguir llevándolo largo, este peinado nunca muere.