Manicura perfecta en la playa: cómo cuidar tus uñas


Con la llegada del verano, las uñas sufren más de la cuenta. Por eso, hay que adelantarnos para tener unas uñas sanas y bonitas que luzcan con nuestra piel bronceada.

La manicura, el tratamiento que más practican las mujeres

La manicura es uno de los tratamientos de belleza que más practican las mujeres. Las uñas, al estar siempre visibles, son objeto de miradas, por eso se dedica más tiempo a su cuidado y belleza que a otros sitios del cuerpo. 

En verano especialmente, por el uso en exceso de sol, de ir a la playa y de bañarnos en el mar salado, las uñas se dañan con más facilidad y el esmalte se estropea de manera más rápida. Es importante estar bien informadas de qué pintauñas son los más apropiados para estas fechas y que cuidados tener en cuenta para que tengamos unas uñas sanas y fuertes antes de que empieza la temporada de verano. 

El cuidado de las uñas

La arena de la playa, el sol y el mar son los tres factores que más dañan las uñas, tanto de las manos como de los pies. Además, con la llegada del verano, utilizamos zapatos con aperturas que nos dejan a la vista las uñas de los pies por ello que en esta época también es importante tener más cuidado también con ellas. 

Una de las cosas que más provocan que las uñas se estropeen es la humedad de la playa. Al bañarnos en la playa exponemos a las uñas a muchas horas de mojado lo que hace que éstas se pongan blandas y se conviertan en frágiles. Además, se pierde con más facilidad el pintauñas.

La playa estropea nuestras uñas

Existen remedios que preparan a las uñas para la exposición del mar, sol y de la playa, como por ejemplo, cambiar el esmalte cada dos semanas para evitar que las uñas amarilleen y esto no provoque la aparición de hongos. Además, nunca debes olvidar de poner una base protectora antes del aplicado del esmalte y nunca raspar las uñas para quitar los restos de pintauñas, pues esto provoca la escamación de las mismas. 

Un producto muy eficaz para el cuidado, tanto de las uñas como de la permanencia del esmalte, es el aceite de ricino. Posee un alto contenido en vitamina E y nutre las uñas lo que ayuda a mantener un acabado más duradero y bonito de la manicura y a tenerlas sanas. 

Los esmaltes que más favorecen

Si lleva a cabo los cuidados anteriormente citados, sus uñas estarán preparadas para la exposición de sol, playa y mar además de otros muchos factores. Pero existen factores dentro de la manicura que pueden beneficiar al mejor estado de la uña, tanto estético como de salud. Es importante no tener cutículas para evitar que la arena se pueda meter en los huecos que estás forman, pues se ha dado casos de infección y heridas. En verano, por la exposición excesiva de las uñas a amenazas externas, sería recomendable tener las uñas cortas. 

En cuanto al color, existen colores que favorecen al mejor mantenimiento de las uñas como pueden ser los colores claros, a pesar de la tendencia de colores chillones en esta época del año pues tenemos las manos y los pies más morenos y estos colores lucen más. Colores como el nude, brillo, blanco roto o colores pastel disimulan más si en algún momento se desconcha el esmalte pues dan un tono de color claro, pero no despunta demasiado del color de la propia uña. 

"En las manicuras, menos es más. Si son naturales, lucen más"

La manicura más adecuada

La manicura va en función del gusto de cada persona. Hay quien les gusta llevar sus uñas arregladas y quien por lo contrario, prefieran optar por manicuras con uñas de porcelana o con uñas de gel. La realidad es que las cosas cuanto más natural más lucen. 

Por ello, ahora se ha generado un boom alrededor de la llamada manicura permanente. Se trata de un tipo de esmalte que te permite mantener el pintauñas en perfecto estado durante aproximadamente dos o tres semanas, sin necesidad de retoques y desde la base de tu propia uña, sin añadidos de otros materiales. Se aplica como un esmalte tradicional, pero deja un acabado de espejo con mucho brillo. 

Actualmente existen de todo tipo de colores y su manera de pintarlas es tan sencilla como una manicura normal: se aplica la base protectora en la uña, luego el color permanente a elegir y para acabar se secan las uñas con una lámpara de rayos uva que permite la fijación del esmalte. El secado es inmediato y se puede realizar tanto para las uñas de las manos como para la de los pies, durando éstos hasta un mes y medio. 

El proceso tarda unos 30 minutos y se elimina de manera sencilla con acetona pura. No daña la uña, pues se utiliza un esmalte normal sólo que estos tienen una textura de gel más espesa. Eso sí, las personas con tendencia a tener las manos grasas y por tanto, las uñas también, es probable que este método no les sirva 100% y que su uña rechace el esmalte creando una película de grasa. En ese caso, deberán utilizar la manicura clásica. 

Para la manicura permanente se necesita una lámpara de rayos uva

Ya existen esmaltes permanentes a la venta para poder llevar a cabo esta manicura desde casa, el problema es que necesitaría obligatoriamente tener una lámpara de rayos uva para su secado, pues si no es así el gel se queda pastoso y no conseguirá el acabado que requiere.

En cualquier cosa, es importante tener en cuenta que adelantarse a las fechas de exposición del sol, playa y mar, ayudará a tener unas uñas sanas y bonitas en estas fechas y en posteriores. Las uñas, como otras partes del cuerpo, necesitan también de cuidados para que nos duren pues son muy propensas a romperse, debilitarse y en muchos casos hasta a su pérdida total.

Quiero  los artículos de Revista nVitrina en mi e-mail! Suscríbete Aquí